Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de 2007

Gente corriente (versión larga)

A veces las cosas se pierden y acaban apareciendo donde uno menos se lo espera. Este texto, en su versión original (un poco más larga) lo ha hecho cuando ya no lo buscaba y por eso, por el esfuerzo de aparecer, que siempre es muy costoso para todo el que se pierde, lo traigo aquí para que tenga su minuto de protagonismo. Dejo debajo el anterior, el que se publicó en el periódico, un poco más cortito, por si alguien tiene los bolsillos más pequeños.
Vinieron a la escuela un día de marzo. Recuerdo que era marzo porque en el patio de atrás había un almendro y el almendro siempre florecía en marzo, justo antes de que viniesen las últimas lluvias del curso y luego todo fuera sol hasta el final del verano. Vinieron un día de marzo con todos sus cachivaches en una furgoneta, llena de cámaras y filtros y cables largos. A mí me fascinaron los filtros, que eran de colores que no había visto nunca y si se juntaban creaban otros colores distintos más sorprendentes todavía. A Tomás lo que más le gu…

El índice sobre rojo

(Tribuna Universitaria, 01oct07) No porque llegase completamente desnuda a las cinco de la tarde a los siete bajo cero temperatura exterior al sexto piso, ni porque en el pasillo hubiera ido dejando sus huellas marcadas en la pared y en el suelo, ni siquiera porque el día de Todos los Santos había pasado una semana antes y antes, entre cuchillos de plástico, pirados de cartón y tripas de látex, no habíamos visto un disfraz, o lo que fuera, tan bueno como traía ella: el cuerpo cubierto de sangre desde los pies hasta la nuca, de arriba a abajo sangre en un rojo que nuestras pantallas no hubiesen reconocido jamás; tampoco por eso, ni por el olor salvaje que la acompañaba y que debería haber hecho saltar por los aires nuestras fosas nasales. tampoco porque pareciera tener la locura a punto de salir por la garganta cuando el guardia de seguridad vino a ensangrentarse cogiéndola, aguantando a la vez el mordisco que guardaba entre los dientes, tampoco por la manera de desasirse de su captura …